Vida de Oración

Para las Hijas de la Caridad, la oración es uno de los momentos fuertes de su vida apostólica. En ella presentan la vida y las necesidades de los pobres y retoman fuerza para la Misión. su vida de oración es a ejemplo de Cristo que se retiraba a orar para hablar con su Padre.
"Mis queridas hermanas,
es precioso que vosotras y yo 
tomemos la resolución
de no dejar de hacer todos los días la oración.
Digo todos los días , hijas mías;
pero si se pudiera, yo diría:
no la dejemos nunca y 
no dejemos pasar ni un momento 
sin estar en oración..."


( San Vicente de Paúl )
Participan todos los días de la Eucaristía, fuente y cumbre de su vida apostólica, en donde se unen a todos los fieles cristianos para celebrar el misterio Pascual de Cristo.
En ella escuchan la Palabra de Dios, la cual interpela su vida y las anima por hacerla vida en su servicio y entrega a los demás.
La Liturgia de las horas, por la mañana y por la tarde, las reúne y en ella presentan a Dios la vida, ilusiones, esperanzas y alegría de los pobres a quienes reconocen como sacramento de Dios.
La Lectio Divina o lectura meditada de la Palabra de Dios, que realizan frecuentemente, las asemeja más a Cristo a quien reconocen como el Servidor de los designios del Padre y evangelizador de los pobres.

Hijas de la Caridad

"Sí, Dios mío, deseo con todo mi corazón
y quiero ser verdadera Hija de la Caridad."