ATENCIÓN A LOS PRIVADOS DE LIBERTAD EN LOS DOS CENTROS PENALES, LA CEIBA HONDURAS.

"Acordaos de los presos, como si estuvierais con ellos encarcelados"
Hebreos, 13,3

El jubileo para los Privados de Libertad fue un momento de gracia en la cual la Iglesia tuvo mayor acercamiento al sufrimiento que viven en estas catedrales del dolor nuestros hermanos y no solo ellos sino también sus familias, a través de los agentes de la Pastoral Penitenciaria se les preparó en los diferentes Sacramentos y de esta manera se hizo presente la misericordia de Dios, para rehacerles su dignidad de hijos de Dios, que a pesar de nuestras debilidades y pecados nos ama incondicionalmente.

El Papa no invita a confiar más en la misericordia de Dios y a suscitar y fortalecer la esperanza del Privado de Libertad.

Junto al Sacerdote encargado en la Diócesis de la Pastoral Penitenciaria las Hermanas acompañamos a los miembros de la Pastoral Penitenciaria, con quienes pudimos apoyar en los dos Centros Penales, con recursos didácticos, parte de los cuales fueron donados por el Proyecto Dokita, de la Unión Europea, para los grados de educación primaria y secundaria. En el Centro Penal, del Barrio Inglés, el Bachilleratos se aperturó con la llegada de las nuevas autoridades Militares, durante el año 2020.

Entre las diferentes actividades que nos han permitido realizar en el Centro Penal del Barrio Inglés y el Centro Penal, el Porvenir, Atlántida, La Ceiba, se atiende: Salud que se coordina con la Red de Salud, educación, asesoría Legal, atención espiritual, catequesis, celebración Eucarística, celebración del Día del Privado de Libertad y Navidad en estas fiestas las diferentes Parroquias de la Diócesis colaboran para llevar kits de higiene a cada Privado de Libertad.

En el Centro Penal del Nicho de la Virgen de la Medalla Milagrosa se remodeló, gracias al trabajo de las autoridades y de los Privados de Libertad. El cual ha servido de modelo, las autoridades militares dieron la instrucción de que se construya en los 25 Centros Penales, el nicho a la Virgen de la Merced, protectora de las personas Privadas de Libertad.

Agradecemos a las Autoridades y a las personas que de buena voluntad que nos permiten atender a Cristo en el Pobre, de manera especial en nuestros hermanos Privados de Libertad.

Sor Rosa Maria Reyes M.
Hija de la Caridad.

Hijas de la Caridad

"Sí, Dios mío, deseo con todo mi corazón
y quiero ser verdadera Hija de la Caridad."