Nuestra Vida de servicio

"El fin principal para el que Dios
ha llamado y reunido a las Hijas de la Caridad
es para honrar a Nuestro Señor Jesucristo
como manantial y modelo de toda caridad,
sirviendole corporal y espiritualmente
en la persona de los Pobres."
(Reglas comúnes de las Hijas de la Caridad, I,1)

Testimonios

  • Vivamos, por lo tanto, como si estuviéramos muertos en Jesucristo. De ahora en adelante, ¡no haya más resistencia a Jesús, ninguna acción excepto Jesús, ningún pensamiento sino en Jesús! Que mi vida sea únicamente para Jesús y mi prójimo.
    Jane Doe
    (Santa Luisa, Escritos Espirituales A. 23, p. 786)
  • Vivamos, por lo tanto, como si estuviéramos muertos en Jesucristo. De ahora en adelante, ¡no haya más resistencia a Jesús, ninguna acción excepto Jesús, ningún pensamiento sino en Jesús! Que mi vida sea únicamente para Jesús y mi prójimo.
    Jane Doe
    (Santa Luisa, Escritos Espirituales A. 23, p. 786)
  • Vivamos, por lo tanto, como si estuviéramos muertos en Jesucristo. De ahora en adelante, ¡no haya más resistencia a Jesús, ninguna acción excepto Jesús, ningún pensamiento sino en Jesús! Que mi vida sea únicamente para Jesús y mi prójimo.
    Jane Doe
    (Santa Luisa, Escritos Espirituales A. 23, p. 786)
  • Vivamos, por lo tanto, como si estuviéramos muertos en Jesucristo. De ahora en adelante, ¡no haya más resistencia a Jesús, ninguna acción excepto Jesús, ningún pensamiento sino en Jesús! Que mi vida sea únicamente para Jesús y mi prójimo.
    Jane Doe
    (Santa Luisa, Escritos Espirituales A. 23, p. 786)

Hijas de la Caridad

"Sí, Dios mío, deseo con todo mi corazón
y quiero ser verdadera Hija de la Caridad."